Nuestra historia

Nuestra Historia 

Descubre la historia de Tibiboo a través de una entrevista a Mateo, su fundador

Tibiboo

es el nombre de mi perro…

¡Él es el embajador de la comunidad!

Todo empezó en 2010, después de un cambio profesional por el cual mi ritmo de vida dio un giro radical. Me vi obligado a dejar todos los dí­as a Tibiboo solo en casa, desde la mañana hasta la noche. Estaba preocupado, ansioso y me sentí­a culpable. ¡Tibiboo no era feliz! La situación era insostenible.

Tuve la idea de pedir a un cuidador de mascotas que sacará a Tibiboo una vez al día, pero los gastos resultaron ser muy elevados y el tiempo de paseo era relativamente corto…

Un soleado día de verano, durante un agradable paseo en el parque, sucedió el acontecimiento que cambió mi vida ¡y especialmente la de Tibiboo!
Mientras jugábamos a la pelota, una mujer se detuvo y nos miró entretenidamente. Esta situación, a primera vista de lo más normal, fue 

¡EL encuentro! 

Ella se llamaba María y ambos viví­amos en el mismo barrio.  María me dijo que había tenido perros toda su vida, pero debido a que se estaba haciendo mayor había decidido no tener más. Pero echaba mucho de menos la compañí­a de un perro y su día a día no era lo mismo sin él. Inmediatamente me gustó María, tuve la impresión de conocerla de toda la vida. Y fue exactamente en ese momento cuando se me ocurrió la idea: ¿por qué no ayudarnos mutuamente? María sufría por la falta de un perro y yo me sentía culpable por dejar al mío demasiado tiempo solo…

Ya te puedes imaginar como acabó la historia.

María estaba muy feliz de cuidar a Tibiboo y yo había encontrado la mejor manera para poder quedarme tranquilo dejándolo en buenas manos. Lo que más feliz me hacía era saber que Tibiboo era el verdadero ganador: disfrutaba de paseos de forma más frecuente, juegos, abrazos y compañía.

 

Y todo esto, ¡100 % GRATUITO!

 

Unos años más tarde, tuve que cambiar de nuevo de ciudad: nuevo lugar, nuevos hábitos… pero estaba decidido a encontrar a un Dog Lover para Tibiboo.
Poco después de instalarme en mi apartamento, conocí a mis nuevos vecinos. Ellos también se habí­an mudado hacía poco en el edificio y habían tenido que ir cambiando de casa constantemente por trabajo. Sus hijos soñaban con tener un perro, aunque no les era posible debido a sus circunstancias.  Pero Tibiboo llegó para llenar el vacío que sentí­an al no tener un perro con el que jugar, se convirtió en el perro que nunca habían podido tener. ¡Los niños estaban muy emocionados! Después de las clases, venían a buscar a Tibiboo para cuidarlo y jugar con él. Había una verdadera relación de complicidad entre ellos.

 

He tenido mucha suerte con las personas que he encontrado a lo largo de los años y que han cuidado a mi perro. Por ello ahora, mi objetivo y el de Tibiboo es facilitar el intercambio y los encuentros entre propietarios y  amantes de perros. 

Así que, si tú también estás buscando un perro o un amante de perros, 

¡No dudes en unirte a la comunidad Tibiboo!

Tibiboo en la

Prensa 

¡Ellos ya son parte
de
tibiboo! 

Encuentra a miles
de miembros
a través de tu móvil
con la aplicación Tibiboo

Tibiboo pone en contacto a propietarios de perros
y Dog Lovers voluntarios

Sans titre-57